Gay, ingenioso y divertido: Nigel Owens arbitrará la final del Mundial

dwfqwe
Noticia publicada en el diario Mundo Deportivo en el apartado de Mas Deporte > Rugby en la que habla sobre que el árbitro de la final del mundial, será homosexual. Fuente: http://www.mundodeportivo.com/rugby/20151028/202475874193/esto-no-es-futbol.html

Noticia publicada en el diario Mundo Deportivo en el apartado de Mas Deporte > Rugby en la que habla sobre que el árbitro de la final del mundial, será homosexual. Fuente: http://www.mundodeportivo.com/rugby/20151028/202475874193/esto-no-es-futbol.html

En el tercer análisis, había que investigar el trato que realizan los medios a algunos colectivos minoritarios. Esta pieza, publicada en el periódico Mundo Deportivo el pasado 30 de noviembre, se trata de una noticia que informa sobre quien arbitrará la final del mundial de rugby, pero realmente solo es noticia, debido a la orientación sexual del árbitro.

El deporte, y concretamente el futbol y el rugby, es uno de los sectores más homófobos de la sociedad. En noticias como esta, en las que a simple vista se ve como se trata a la sexualidad del colegiado como algo lo suficientemente raro como para ser noticia, lo que hacen es colaborar con la desigualdad social.

Nada más leer el titular vemos que la información va a centrarse en las características personales del árbitro en lugar de en su trayectoria profesional. El periodista decide que “Gay, ingenioso y divertido” son los tres adjetivos más adecuados para definir a Owens. Esto es incorrecto ya que según señala Aurora Labio (Universidad de Sevilla) en su obra “Del estereotipo al amarillismo. Prácticas periodísticas incorrectas en el tratamiento de grupos sociales vulnerables”,  la homosexualidad no debería ser una característica a destacar dentro de una noticia ya que el interés por esta tendencia sexual se debe a la arraigada desigualdad social que ha existido durante años.  Lo correcto sería no destacar las características personales del árbitro, sino destacar el hecho de que va a arbitrar el Mundial  o incluso algunos detalles de su trayectoria profesional.

En cuanto al subtítulo, le da más importancia al hecho de que el colegiado sea gay que a cualquier otro detalle: “Nigel Owens, el galés designado para arbitrar la final del Mundial, es gay declarado”. El error recae nuevamente en el “criterio de noticiabilidad” que sigue el periodista, donde la prioridad está en resaltar la homosexualidad del árbitro. Esto sigue sin cumplir las recomendaciones de Aurora Labio, quien, basándose en el hecho de que los medios españoles emiten mensajes que responden a criterios estereotipados y que destacan la homosexualidad como elemento llamativo y anormal aconseja que las noticias han de alejarse de esta tendencia y no resaltar la orientación sexual de los afectados, ya que esto no hace más que reforzar el prejuicio existente hacia la homosexualidad.

También en referencia a este criterio de noticiabilidad, Adolfo Carratalá (Universidad de Valencia) presentó su estudio “La representación eufemística de la relación gay en el periodismo serio”. En él habla de que los medios ejercen una distinción muy clara entre el trato que se le daría a una relación homosexual y a una heterosexual y sentencia que la valoración colectiva sobre esta inclinación ha evolucionado menos de lo que otros indicadores pueden señalar. Es decir, si la homosexualidad estuviera realmente aceptada y normalizada, no sería noticia.

Coll Planas, por su lado, habla de que los medios de comunicación ejercen una “homofobia liberal que convierte todo lo que tenga que ver con la homosexualidad en información que debe permanecer siempre en el ámbito de lo privado para ser respetable […] mientras que la heterosexualidad, siempre pública, no se ve afectada por esta precaución”. Esto, de nuevo nos lleva a decir que si el colegiado hubiera sido heterosexual, no habría noticia.

Para solucionar esto, bajo mi punto de vista todo el cuerpo de titulares debería omitir el hecho de que Nigel Owens sea “gay declarado” y le dé importancia al hecho de que haya sido el seleccionado para arbitrar la final del Mundial de Rugby, seguramente gracias a su amplia trayectoria profesional.

 

En cuanto al cuerpo de la noticia, deja de lado este trato monotemático y empieza a hablar, al fin, de la trayectoria profesional del colegiado e incluso destaca algunas anécdotas sobre sus partidos. Sin embargo, aun hay momentos en los que el trato no es el más adecuado. Las frases de Owens que se destacan  son todas sobre su inclinación sexual, como es el caso de “incluso yo soy menos desviado que ese lanzamiento” o “Bien, me he encontrado con muchas reinas durante mi vida, y quizá algunos de vosotros digáis que yo soy una de ellas. Pero ahora voy a encontrarme con la de verdad”, detalles que, de nuevo, carecen de noticiabilidad periodística.  Creo que, durante su larga carrera, el árbitro ha hecho muchas cosas mencionables, que van más allá de un par de chistes sobre reinonas. La finalidad principal del periodismo es la de informar, por lo que debería destacar algo que aporte más información, en lugar de estas citas.

Además, el periodista se refiere a Owens como alguien en el que “todo es diferente”, refiriéndose una vez más, a su sexualidad. Es cierto que de forma habitual no asociamos la homosexualidad y el Rugby, pero eso no quiere  decir que sean incompatibles y, mucho menos, que sea tan extraño como para dedicarle una noticia y todo su cuerpo de titulares.

En definitiva, creo que la pieza comete, en general, el error de no haber sabido cual es realmente la noticia: Owens ha sido designado como el responsable de dirigir la final del Campeonato del Mundo de Rugby, y no que es gay.

 

Be the first to comment on "Gay, ingenioso y divertido: Nigel Owens arbitrará la final del Mundial"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*