«Autoerotismo y homosexualidad para adolescentes»

De la misma manera que la violencia de género o la inmigración entre otros, los homosexuales también sufren una mala cobertura de las noticias en los medios de comunicación.

Como ya sabemos, los medios de comunicación son formadores de la opinión pública. Por lo que son muy influentes en aquello que la sociedad piensa sobre diferentes temas y por eso mismo, tienen un gran poder para normalizar muchos de los temas que a día de hoy aún podemos considerar “tabú”. En palabras de Rosa María Alfaro – comunicadora y especialista en temas de género en los medios de comunicación – «lograr una inclusión social de la homosexualidad depende del trato que los medios de comunicación le dan, de las mismas organizaciones que los representan y de una sociedad donde el machismo sigue latente»

Frente a este problema, monitorizamos los medios de comunicación y nos encontramos con noticias que nos llaman la atención, ya que parece que luchen contra la homosexualidad en lugar de buscar posturas que lo normalicen. La Gaceta a día 4 de diciembre de 2015: “Autoerotismo y homosexualidad para adolescentes”.

Lo primero que vemos en una noticia siempre es el titular, una parte muy importante ya que muchas veces nos guiamos por él y después de su lectura decidimos si continuar leyendo o no, por lo que tiene que sintetizar a la perfección la noticia entera. Dicho esto, empezamos el análisis por aquí:

“Autoerotismo y homosexualidad para adolescentes”

Podemos calificar el titular de incorrecto por varios aspectos:

  • No aporta la información necesaria para identificar el tema de la noticia.
  • Además puede llevar a error al lector, ya que si no leemos el subtítulo no sabemos absolutamente nada de la noticia que prosigue.
  • Por otra parte, no es un titular adecuado ya que está aportando la visión del periodista con las palabras autoerotismo y homosexualidad. Con las que quiere referirse a la temática de los talleres que los docentes de Cruz Roja Juventud imparten en diferentes centros educativos para que los alumnos aprenda un poco más sobre sexualidad, un tema del que no se suele dar una educación adecuada a los niños, y en mi opinión, es importante.
  • No se puede definir una charla sobre sexualidad dedicada a jóvenes de 16 años como: autoerotismo y homosexualidad, teniendo en cuenta que la temática de la charla es la sexualidad, estos son temas a tratar.
  • No es correcta la utilización de la palabra autoerotismo – no está recogida por la Real Academia Española de la lengua – ya que aporta una visión negativa de la masturbación y además al escribirlo junto con la palabra homosexualidad puede llevar al lector a asociar homosexualidad como «autoerotismo», esto no es correcto.

Otro de los aspectos importantes a tratar es la utilización que se hace del lenguaje o léxico a lo largo del texto.

«La llamada identidad de género» → el hecho de incluir esta adjetivación delante de identidad de género le da una visión negativa a la afirmación, aportando la opinión del periodista y dando a entender que este concepto no existe. El Manual de Comunicación LGBT define el concepto identidad de género como: «Identidad de género es la percepción que una persona tiene de sí, siendo del género masculino, femenino o de alguna combinación de los dos, independiente del sexo biológico. Se trata de la convicción íntima de una persona de ser del género masculino (hombre) o del género femenino (mujer)»

«Al abordar la “identidad sexual” los responsables del taller enseñan que cada uno debe encontrar “las formas de expresión y realización personal que resulten más positivas y satisfactorias, sin imponernos ni aceptar las limitaciones marcadas por los estereotipos de lo masculino y lo femenino”.» → escribir identidad sexual entre comillas no es correcto, a niveles normativos no hay ningún aspecto por el que este concepto se tenga que entrecomillar. Por lo que la única lógica que podemos adaptar aquí es que cuando una palabra no describe exactamente lo que queremos transmitir la escribimos así, por lo tanto que este concepto se haya escrito así.

Citación y fuentes, la utilización y selección de las fuentes a incluir en la noticia hace que esta cambie mucho, que se le dé una visión u otra totalmente distinta. En esta noticia, la selección de las fuentes y la forma de citar hace que se le dé una visión peyorativa al trabajo de los docentes de la Cruz Roja y también a la homosexualidad.

En el segundo párrafo del texto se cita directamente y resaltando algunas expresiones que aparecen en el manual que han seguido los voluntarios de Cruz Roja, esta forma de citación hace que se le dé una visión negativa y al resaltarlo transmitir que es un error que se eduque con estos conceptos a los niños:

«Según el manual de educación de Cruz Roja, “todas las orientaciones sexuales pueden ser igualmente satisfactorias y saludables” ya que “la clave no está en la orientación en sí misma sino en cómo se vive”.»

Líneas más abajo, se acompañan citas directas de los docentes con las que ellos intentan explicar a los jóvenes la homosexualidad desde una visión positiva o neutra, con estudios que contradicen estas afirmaciones y además finalizan el párrafo con una pregunta, poniendo en evidencia la afirmación entrecomillada.

«Heterosexualidad es sinónimo de “normalidad en nuestras normas culturales y forma parte del modelo que la sociedad nos presenta y al que supuestamente debemos ajustarnos”, en realidad es “sólo una de las posibles opciones, ni mejor ni peor”.  Cabe señalar aquí que la Organización Mundial de la Salud señala que la población homosexual tiene 14 veces más riesgo de contraer el virus del SIDA que la población heterosexual. ¿Igual de saludables?»

Además, en este ejemplo, se incumplen dos de las recomendaciones que recoge el Consell Audiovisual de Catalunya en «Les formes de discriminació per motius d’orientació sexual i d’identitat de gènere en els mitjans de comunicació audiovisual», donde señalan que para un correcta visualización del colectivo hay que evitar algunas asociaciones:

«Evitar asociar la orientación sexual de una persona al VIH/sida, ya que el VIH/sida puede afectar a todas las personas»

«Evitar presentar la condición de ser gay, transexual, bisexual o lesbiana como si estuviese conectada intrínsecamente con las situaciones promiscuas, truculentas, de enfermedad, de muerte o de sufrimiento.»

 

Y por último, en relación con las fuentes – siendo el tema principal de la noticia el hecho de que los temas tratados en las charlas alarma a los padres de los jóvenes – no se ha incluido ningún testimonio de algún padre o madre que corrobore las afirmaciones que se hacen a lo largo de la publicación en su nombre. Y tampoco la otra parte, la opinión de alguno de los voluntarios de Cruz Roja que trabajan impartiendo estas charlas. Leyendo también los comentarios de esta publicación, podemos ver como la acusación que se les hace a estas personas no está fundamentada ya que alguno de ellos se defiende mediante comentarios:

 

En cuanto a la imagen que se incluye en la publicación, no es una imagen incorrecta ya que han elegido introducir la imagen del poster con el que se informaba de las charlas sobre las que habla la noticia, pero tampoco aporta una información agregada al texto.

A modo de conclusión, en primer lugar la información que se trata en la noticia no es suficientemente trascendental ni de interés público como para convertirla en noticia. Ya que se habla de las quejas de unos cuantos padres sobre la temática que se aborda en unas charlas sobre sexualidad por parte de la Cruz Roja a jóvenes de 16 años. Por una parte esta información se debe aportar, además solo con saber la temática de la charla se presuponen los temas que se van a abordar y por otra parte, siempre hay opiniones diversas en todos los aspectos de la vida, pero esto no es motivo para hacerlo noticia.

Y por otro lado, la forma en que se ha tratado la información en general es incorrecta ya que lo trata como «amarillismo» para aportar morbo a la sociedad.

En palabras de Aurora Labio en su publicación Del estereotipo al amarillismo. Prácticas periodísticas incorrectas en el tratamiento de grupos sociales vulnerables:

«A pesar de que la mayoría de los medios españoles no reconocen explícitamente rasgos discriminatorios en el tratamiento de la homosexualidad, en la práctica nos encontramos con mensajes que responden a criterios estereotipados y que destacan esta tendencia sexual como elemento llamativo y anormal.»

 

Be the first to comment on "«Autoerotismo y homosexualidad para adolescentes»"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*